Publicaciones

Empoderamiento Ver publicación

Sistematización Ver publicación
Centro Chanaes
POBLACIÓN DESTINATARIA

Usuarios varones con Patología dual de 17 a 29 años de edad.

OBJETIVO GENERAL

Se garantiza la asistencia integral del usuario, a partir de un enfoque de derechos, en un espacio terapéutico enfocado en la inserción socioeducativa y laboral en el marco de estrategias personalizadas de autonomía saludables y sostenibles. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Con dicho fin se elaboran estrategias de intervención adecuadas, flexibles y oportunas donde se consideran las características de la población objetivo en lo singular y en lo colectivo. En este sentido, dada la naturaleza bio-psico-social del problema y el carácter sanitario de centro, las estrategias críticas de dicho centro son:

Investigar la situación del usuario, su familia, entorno, características del consumo (patrón de consumo), y esencialmente su voluntad en acceder a un tratamiento especializado y dirigido a la modificación del hábito de consumo.

Instrumentar estrategias de intervención que permitan modificar el hábito de consumo problemático, disminuyendo el riesgo vital y promoviendo la reinserción en su medio.

Apoyar y fortalecer a la familia que demandan la intervención, concienciar sobre la problemática y reconocer la importancia de su rol en el programa terapéutico.

Favorecer el ejercicio de la participación protagónica del usuario y sus familias en los procesos que los involucren, donde se manifieste la voluntad de los mismos, reconociendo y ejercitando la condición de motivación para un cambio. (Derechos consagrados en la CDN y en el Código de los DD. NN).

Favorecer el reintegro a su entorno familiar o con referentes significativos, como lugar natural de desarrollo, potenciando su capacidad de autonomía.

Garantizar la inserción en el sistema educativo formal y no formal de los usuarios ajustado al proceso individual que viene desarrollando en su tratamiento específico, favoreciendo las manifestaciones óptimas de sus capacidades, (Derecho a Educación).

Garantizar la salud integral, estimulando, habilitando, al usuario y su familia en la adquisición, o recuperación de hábitos de higiene y alimentación, así como el cuidado y atención de la salud en su faz preventiva, promoción de factores de protección y detectar condiciones que operen como factores de riesgo. (Derecho a la salud).

Modelo terapéutico

Algunas personas, en las que el consumo problemático y/o adicciones de SPA distorsionan sus responsabilidades y actuaciones cotidianas y de su entorno, necesitan de una estadía residencial en un centro de apoyo terapéutico especializado, ya sea por iniciativa propia o porque sus expectativas no han sido cubiertas por otro tipo de tratamientos.

Entre los factores asociados a los problemas del consumo de sustancias psicoactivas, podemos destacar: factores socio-económicos, genéticos y/o biológicos, cuestiones de identidad, nivel de autoestima, de edad, sexo, mecanismo para hacer frente al estrés, factores medioambientales, disfunciones o dificultades cognitivas con autorregulación de la conducta, grado de información sobre sustancias, habilidades para hacer frente al problema, rasgos de personalidad ,consumo parental de alcohol y drogas, antecedentes de abusos en la infancia, estrés familiar, salud psíquica comprometida.

Desde el inicio entonces, es muy importante establecer un entorno de tratamiento físico y emocionalmente seguro, donde las personas se sientan protegidas, contenidas, y se satisfagan sus necesidades. Donde puedan comprometerse con un proceso terapéutico que se les presente como no amenazador estableciendo vínculos de confianza entre el equipo de trabajo, sus referentes y sus pares. Las actividades deberán estar en consonancia con este contexto, siendo presentadas como gratificantes y motivadoras.

Esto requiere de una capacidad de adaptación en las estrategias de abordajes y sobre todo de los equipos que llevan adelante el acompañamiento, exige la reafirmación de la individuación del proceso terapéutico, una mayor contención en todos los aspectos necesarios, por la intensidad y movilidad de los procesos y un reajuste permanente del tratamiento para el logro de los objetivos.

Principios metodológicos:

Individualización: Implica trabajar la dimensión personal-individual: las respuestas terapéuticas y educativas han de ser adaptadas a los intereses y necesidades de cada usuario teniendo en cuenta sus características personales, familiares y sociales.

Integralidad: Es preciso enfocar el proceso terapéutico de tal manera que aborde la realidad de los usuarios, sus problemáticas y potencialidades, a partir de una intervención educativa y terapéutica desde un enfoque biopsicosocial.

Interdisciplinariedad: La integralidad en el abordaje de las problemáticas viene garantizada a través de la complementación, intercambio y coordinación de las diferentes especialidades profesionales con el fin de lograr una acción común.

Participación: Implica incorporar y fomentar la dimensión relacional mediante la participación activa por parte del usuario: en su proyecto individual, en las dinámicas propuestas por el programa y en el entorno.

Proximidad óptima: El usuario ha de poder encontrar en los referentes profesionales la confianza y seguridad emocional para establecer una alianza terapéutica que le permite avanzar en su proceso de cambio.

Flexibilidad/Dinamismo: Implica que el recurso aproveche en su intervención educativa y terapéutica todos los eventos, incidentes y momentos que acontezcan con el fin de ayudar al usuario en el fortalecimiento positivo de su proceso individual de cambio.

Motivación: Significa buscar y crear un espacio propiciador y promotor del cambio.

Contención: Se trata de un marco metodológico y no estructural, basado en crear un ambiente acogedor, cercano y flexible, en el cual el /la usuario/a se siente respetado y apoyado en su proceso educativo y terapéutico, garantizándole un espacio libre de drogas.

Perspectiva Global: Este principio sugiere intervenir sobre los diversos conflictos que afectan a los usuarios. El consumo de drogas no es una situación aislada en la vida de una persona, sino que guarda una relación directa con su estilo de vida y la posible patología mental que los sustenta o desarrolla. La intervención sobre una situación o conflicto específico deberá tener en cuenta al usuario desde una perspectiva global.

Intervención terapéutica: tiene como objetivo la modificación de los factores afectivos, cognitivos, comportamentales y/o patológicos que han colaborado a la instauración del consumo, a su mantenimiento y a la dificultad de abandonar el hábito, a través de intervenciones psicoterapéuticas integradas de enfoques dinámicos, motivacionales y sistémicos.

Se fijan objetivos en el desarrollo de las capacidades personales que posibilitan un adecuado ajuste entre el individuo y la sociedad a la que pertenece, a través de intervenciones cognitivo compartamentales, reflexivas y de capacitaciones específicas adecuadas a los perfiles singulares.

La vida cotidiana es el espacio/tiempo donde se desarrolla la intervención terapéutico, en los centros residenciales de Dianova Uruguay. La organización de la cotidianeidad y de los tiempos (tiempo para estar solo, para estar en grupo, para el ocio, para el descanso, para el aseo, para la formación, las actividades ocupacionales, las tareas comunes, etc.) está pautada para el trabajo de los hábitos propios de la socialización.

Los usuarios refelxionan, desde este enfoque, sobre todas aquellas tareas que se realizan en un hogar, participando en ellas y asumiendo responsabilidades diarias. Esta participación activa en la vida cotidiana posibilita el desarrollo de una mayor autonomía así como también la sensación de hogar (“mi casa”) que se pretende crear.

Trabajar desde la perspectiva de la pedagogía de la vida cotidiana posibilita:

Desarrollar la regularidad y el orden en las actividades.

El desarrollo de la auto-organización.

La definición de normas de convivencia

El sentimiento de continuidad de su historia personal.

Asumir el protagonismo de sus vidas

Asimilar roles y asumir responsabilidades.

Adecuar el grado de autonomía a sus posibilidades.

Sentir que lo que hace es útil para su propio bienestar y para el de los demás.

Se trabaja sobre las siguientes áreas principales:

• Seguridad emocional: La intervención en Dianova se basa precisamente en generar una relación de confianza con el usuario, fruto de la coherencia, el respeto, la valoración sin juicios y el cariño.

• Autoestima y valoración personal: Todas las acciones educativas y terapéuticas que se llevan a cabo en el programa están orientadas a que el usuario desarrolle y reafirme sus potencialidades, generadoras de autoestima.

• Comunicación afectuosa: Se potencia el acercamiento desde la escucha y acercamiento empático generando respeto mutuo.

• Relaciones interpersonales: La vida en el centro debe promover pautas de relaciones interpersonales que incorporen nuevos valores. La autoayuda orquestada para lograr el apoyo terapéutico favorece esta orientación Es a través del establecimiento de una relación de confianza y de coherencia en el día a día que el usuario podrá asimilar nuevos modelos de relaciones interpersonales.

Se rechazan aquellos “procedimientos de corrección o castigo” inapropiados, ineficaces y de dudoso valor educativo que no hayan demostrado transformarse en una ayuda real para el desarrollo personal y social del usuario. Creemos firmemente que el respeto a sí mismos, a las demás personas, a las cosas y al entorno en general, es uno de aprendizajes más importantes que los usuarios deben realizar en nuestros centros. Nuestra experiencia nos dice que sólo su vivencia personal y directa basada en el respeto y la confianza, día tras día, puede cambiar la actitud de rebeldía y huida hacia delante que los caracteriza. Por ello, estamos convencidos de que si aceptamos el binomio recompensa-castigo, la estancia en nuestros centros será un infierno para él y para nuestros profesionales, pudiendo llevar la espiral de conflicto a límites de graves consecuencias emocionales para ambas partes.

Las áreas de intervención propuestas en este programa de tratamiento no se despliegan solo y como fin en sí mismo a la abstinencia. Pobre sería el resultado si se pretende ese objetivo. Nos importa comprender las razones que están en la base de las conductas de consumo problemático de sustancias psicoactivas. Por lo tanto, se trabaja en el desarrollo socio-relacional y el desarrollo personal, promoviendo la reincorporación educativa o laboral y el mantenimiento de la salud.

El desarrollo socio-relacional hace referencia a la capacidad para interactuar y relacionarse con los demás de forma eficaz, y a la vez satisfactoria para uno mismo, así como a la capacidad para establecer vínculos afectivos, seguros y positivos.

El desarrollo personal pretende potenciar las fortalezas individuales trabajando el autoconocimiento, la autoestima y la autonomía.

Es una propuesta de tratamiento enfocado desde la inclusión social. La integración social es un proceso continuo, flexible y transversal que comienza desde el ingreso de la persona al tratamiento y permanece hasta el post-egreso y seguimiento.

Hacemos especial énfasis en la articulación de la estrategia terapéutica del centro con los recursos locales para potenciar el impacto de las acciones de participación ciudadana.

Específicamente comprende una serie de intervenciones y abordajes coordinados desde el centro Chanaes, con diversos actores sociales del territorio, en función de la interacción con la comunidad desde nuevas perspectivas.

El centro Chanaes desde su estrategia terapéutica, se ha propuesto trabajar especialmente la participación ciudadana dentro del abordaje enfocado en la reducción de riesgos y daños. Desde Dianova, se considera una práctica necesaria la participación social inclusiva del usuario, desde la internación, con un doble propósito:

1) Por lo que significa que los participantes interactúen con la comunidad local, desde una perspectiva nueva, acompañados y contenidos, por el equipo como agente facilitador de la puesta en práctica de sus habilidades sociales, en función de la asertividad en la gestión de los riesgos.

2) Posibilitando la expresión pública de las minorías excluidas en actividades y/o espacios, a los que se les ha dificultado el acceso, derivado de su historia de vida.

ACTUACIONES TERAPÉUTICAS

Es una forma intensa de tratamiento que favorece la recuperación biológica, psicológica y social del usuario ofreciendo las siguientes instancias de intervención:

Evaluación psico-diagnóstica y diseño de programa terapéutico individual

Tratamiento psicoterapéutico individual, grupal y familiar de características y orientación acordes al perfil del usuario.

Atención médica. Atención psicosocial. Actividades de Taller. Actividades de inserción social. Articulación con la red local socio-sanitaria. Actividades lúdico-recreativas Actividades de educación en hábitos y tareas propios del quehacer cotidiano. La característica de la intervención es la flexibilidad, procurando de ser posible, adaptar el sistema terapéutico a la particularidad del usuario, interviniendo sobre la globalidad del mismo, intentando no focalizar la labor terapéutica en el problema concreto de abuso de sustancias.

Es parte importante de la estrategia clínica garantizar la ejecución de planes educativos personalizados, integrando a las familias y/o referentes socio afectivos y en coordinación con la red de atención, para asegurar un adecuado grado de soporte social una vez finalizado la internación.